Noticias

Call of Duty regresa a la Segunda Guerra Mundial con una nueva vuelta de tuerca a su multijugador en Call of Duty: WWII

Call of Duty regresa a la Segunda Guerra Mundial con una nueva vuelta de tuerca a su multijugador en Call of Duty: WWII

0 comments 📅15 noviembre 2017, 15:16

Hace unos días que Call of Duty: WWII fue lanzado para mayor gloria de Activision y Sledgehammer Games, a tenor de las ventas que ha tenido desde entonces. Hemos sacado tiempo para volver a enfundarnos el uniforme militar y sumergirnos en la Segunda Guerra Mundial para enfrentarnos a miles de otros jugadores. Hoy compartiremos nuestras impresiones sobre su apartado multijugador, obviando la campaña de un solo jugador. Os animamos a alistaros y seguir leyendo para ver qué es lo que le ha aportado a la serie Call of Duty su regreso a la Segunda Guerra Mundial.

Call of Duty es una de las series más prolíficas de la industria de los videojuegos, con una nueva entrega cada año. Lo cual, supone que uno debe esforzarse mucho para ofrecer cosas nuevas o bien, caer en la reiteración disimulada cosméticamente con mejores gráficos, pero más de lo mismo. Esto último es algo que se ha ido patente en las últimas entregas y muchos jugadores han podido experimentar. Con WWII, Activision ha querido volver a los orígenes, a la Segunda Guerra Mundial, la cual no visítabamos desde espectacular título que fue World at War.


El primer gran punto positivo que hay que mencionar a la hora de hablar de WWII es que recupera una capacidad de inmersión muy efectivista, tanto en el multijugador normal como en el modo zombis. La ambientación está muy lograda, gran mérito de ello se lo debemos a los espectaculares efectos visuales y, sobre todo, sonoros, que nos hacen sentir realmente que estamos en el fragor de una batalla o de un holocausto zombi. Las explosiones, el crepitar de las llamas mientras devoran a los enemigos aún con vida, el sonido de las balas pasando por encima de vuestras cabezas. Todo ello le da un valor añadido que logra crear una gran sensación de inmersión en la acción mientras combatimos contra otros jugadores.

Ahora bien, pasemos a hablar del multijugador en sí. Lo primero es destacar que regresamos a la Segunda Guerra Mundial, no esperéis combate futurista ni nada de lo que nos tenían acostumbrados los últimos Call of Duty. Pero, una vez dicho esto, podéis esperar una jugabilidad en la que se ha adaptado todo lo de los últimos Call of Duty pero al histórico teatro de operaciones, con algunas novedades. La principal es el nuevo entorno social del Cuartel General, donde podremos interactuar con otros jugadores, reclamar dinero, escoger recompensas, comprar en la tienda interna del juego.

Todo ello muy bonito, pero que resulta ser algo puramente cosmético. La verdad es que aunque busca tener un nexo donde poder socializar con otros jugadores no deja de ser una opción que alarga el proceso de juego sin aportar una ventaja sustantiva. Es decir, lo que antes podíais hacer con varios clicks en un menú, ahora tenéis que hacerlo en un entorno moviendo vuestro personaje de un lado a otro. Call of Duty: WWII no es Destiny, así que quizás no tenía mucho sentido una adición así, pero quién sabe, quizás sea un contenido que se potencie en los futuros DLC’s que recibirá.


En el Cuartel General es donde seremos introducidos a las Divisiones, que es la nueva forma de llamar a los arquetipos-clases de personajes. Lo harán con varios vídeos en los que nos resumirán su naturaleza. Como ya hemos dicho, la inmersión está muy lograda. La verdad es que el planteamiento de estas Divisiones es muy acertado, cada una de ellas nos permitirá optar por un estilo de juego con el que aprovechar no solo unas determinadas armas, sino también habilidades especiales. Cada una de ellas ofrecerá una habilidad de clase única que supondrá una ventaja importante en el campo de batalla.


En total son 5 las divisiones que tendréis a vuestra disposición: Infantería, Aerotransportada, Blindada, de Montaña y Aerotransportada. Cada una de ellas, como hemos dicho ofrecerán ventajas únicas. Por ejemplo, la aerotransportada os permitirá utilizar silenciadores en los subfusiles de asalto, con los que ser más sigilosos. La Blindada, en cambio, os permitirá usar trípodes para mejorar vuestro tiro con las ametralladoras ligeras cuando estéis tumbados o uséis un obstáculo de parapeto. Además, todas ellas compartirán lo que llaman ‘Instrucciones’ que os permitirán tener ventajas adicionales, como poder equipar un lanzacohetes o tener un aviso en pantalla cuando alguien os esté apuntando y no lo veáis. Solo podréis tener activada una así que tendréis que elegir bien.

En cuanto al armamento, como ya es habitual según lo uséis iréis subiendo de nivel y podréis desbloquear nuevos accesorios. Aunque también podréis adelantaros con las cajas de suministros que iréis ganando según llevéis a cabo misiones y desafíos del Cuartel General. Cada vez que subáis un nivel ganaréis una ficha de rango con la que podréis desbloquear divisiones adicionales, nuevas armas, instrucciones o equipo.


En cuanto a modos de juego podéis esperar algo similar a anteriores Call of Duty. En este sentido volvemos al problema de la reiteración y tener más y más de lo mismo con diferente aspecto. A ver, es evidente que hay mucha gente que le encanta esta jugabilidad, pero para los jugadores veteranos puede hacerse muy repetitiva. Ya sabéis que la jugabilidad es muy frenética, muchas veces se trata más de quien dispara antes o pilla al otro desprevenido en el mapa que otra cosa. Por no hablar de los clásicos francotiradores que disparan al vuelo en la cabeza sin importar que estén bajo fuego de otros jugadores. Además, también contamos con el clásico de las Rachas de Bajas con las que conseguir aviones de reconocimiento, bombardeos de artillería, ataques de bombarderos artillados, despliegues de paracaidistas y mucho más.

La novedad y, quizás el modo que más nos ha gustado es el de Guerra. Este modo intenta emular, aunque no completamente por desgracia, a ese gran clásico y divertido juego que fue Wolfenstein: Enemy Territory. Dos equipos con varios objetivos enfrentados entre los que atacan y los que defienden. Aquí si que se llega a disfrutar más de las partidas, amén de que estas se pueden hacer mucho más largas que las del resto de modos. Por el momento hay tres mapas solo que lo soporten pero ofrece una variedad e intensidad mucho mayor que el resto. Eso sí, en ellas no podréis hacer uso de dinámicas como las de las Rachas de Bajas, lo cual es un acierto, ya que podrían desequilibrar por completo la partida.


La cuestión es que ya que nos ponemos a hacer unas reglas diferentes y vamos a hacer algo parecido a Wolfenstein: Enemy Territory por qué no hacerlo del todo. Y es que el hecho de mantener el sistema de desbloqueos de armas de previos Call of Duty no encaja bien aquí. Tendría mayor sentido poder empezar todos los jugadores con el mismo nivel de equipo e ir desbloqueando durante la partida según nuestro rendimiento. Pero bueno, ya es un principio el poder tener un modo de este tipo en Call of Duty, se echaba de menos. Especialmente cuando uno de sus mayores rivales, Battlefield no ha dejado de apostar por él.


Pasemos al modo zombi. En esta ocasión por primera vez tenemos un tutorial a modo de prólogo que intenta potenciar la historia del mismo. Ya hemos dicho que la inmersión está mucho más trabajada en esta edición. Volvemos a combatir a los zombis en la Segunda Guerra Mundial y lo hacemos en el caótico pueblo de Mittleburg. Podremos movernos por él mientras intentamos averigüar donde encontrar las cosas que necesitamos para seguir con vida. Y es que aunque la inmersión está genial, y hasta os podréis llevar algún que otro susto, y los objetivos son más claros, sigue siendo muy confuso averiguar donde hay que ir en cada momento.

Esto provoca que en las partidas en las que no haya jugadores que sepan exactamente qué es lo que hay que hacer en cada momento se tornen de lo más caóticas y confusas, bueno, terminen con todos los jugadores muertos en rondas tempranas. En cambio, si sabéis por donde hay que tirar la cosa cambia y la jugabilidad es muy divertida y frenética. Hay una mayor variedad de enemigos que en otras ocasiones, aunque al final se hacen muy repetitivos. Según vayáis completando tareas podréis ir avanzando en la historia hasta descubrir que os toca enfrentaros contra un inmenso zeppelin nazi mientras corréis de un lado sin parar. Aquí no se trata de fortificarse y superar oleada tras oleada, sino de conseguir completar los objetivos hasta ¿ganar? Como es habitual, podréis usar todo tipo de armas, mejoras y consumibles, además de los potenciadores que aparecerán de tanto en tanto al eliminar zombis.


Call of Duty: WWII supone el regreso a la Segunda Guerra Mundial  y a los orígenes de la serie, intentando adaptar todo lo aprendido a lo largo de todos estos años. Y si bien se ha mejorado aspectos como la inmersión, hay otros que siguen resultando muy reiterativos para los que somos veteranos. Lo que sí está claro es que el juego da para unas buenas horas de tiros y diversión rápidos. ¿Nos vemos en el Cuartel General para salir a combatir al frente?

 

Share this article:

No Comments

No Comments Yet!

You can be first one to write a comment