ArtículosFantasíaMMORPGNoticiasPCRol

Cruzando el velo entre la vida y la muerte en World of Warcraft: Shadowlands

La ex-líder de la Horda ha rasgado el velo entre la vida y la muerte, lo que sumerge a Azeroth en un nuevo peligro que amenaza con arrasarlo todo. Esta vez, nuestro viaje nos llevará a las Tierras Sombrías – donde conoceremos a nuevos aliados y nos encontraremos con caras “muy” conocidas que no contábamos con volver a ver.

Un camino más corto pero más fructífero

Antes de centrarnos en el camino que nos toca recorrer en esta expansión, nos gustaría hablaros sobre el gran cambio al que tos tocará enfrentaros primero: la reducción de nivel de vuestros personajes. Aunque de primeras cuesta acostumbrarse a ver vuestros personajes con, por ejemplo, 60 niveles menos (o hasta 70 niveles si jugaste en la anterior expansión) es de agradecer este cambio. La meta ya no parece tan lejana cuando estás subiendo un nuevo personaje.

Si tu personaje se quedó un par de expansiones atrás, no notarás tanto el cambio a la hora de alcanzar el nivel necesario para Shadowlands pero la experiencia a la hora de progresar es otra cosa. El mayor beneficio de este cambio – necesario – es a la hora de aprender nuevas habilidades o desbloquear un nuevo talento. Ahora no tendrás que subir varios niveles para sentirte “más poderoso” – al haber menos niveles por subir – las habilidades y los talentos se aprenden más frecuentemente.

Sin olvidarnos del nuevo sistema para subir personaje por el que puedes elegir una única expansión para subir del 10 al 50, junto a una nueva zona inicial para nuevos jugadores.

Empezando un viaje donde otro acabó

Nuestra nueva aventura empieza en el Trono Helado – donde dábamos fin a la expansión de “La Ira del Rey Exánime”. Allí Bolvar Fordragón nos pedirá que crucemos el velo, sin la seguridad de que podamos volver, acompañados por los caballeros de la Espada de Ébano. No os contaremos mucho más sobre el por qué – y qué pasará una vez crucemos el velo – para no haceros “spoiler” pero os aseguramos que el equipo tras esta expansión ha hecho un gran trabajo, como es ya habitual en Blizzard.

Aunque en algunos momentos te sientas ignorado por los “mandamases” del otro lado, que te pondrán a prueba con diferentes tareas y misiones antes de escuchar tu URGENTE mensaje, tu aventura estará plagada de grandes momentos.

Y es que viajar al mundo donde acaban las almas de los muertos abre un montón de posibilidades de cara a posibles encuentros inesperados, sobre todo teniendo en cuenta el rico lore con el que cuenta World of Warcraft. Incluso puedes terminar teniendo de aliado a alguien que nunca te podrías haber imaginado…

Desatando nuestro potencial

Una vez llegamos a nivel 60 – tras terminar la cadena de misiones encargadas de llevarnos hasta este momento de nuestra progresión – nuestro camino se bifurca en varias ramificaciones. Las posibilidades se abren, las tareas diarias aumentan y pasamos de tener el control de nuestro avance a vernos forzados a seguir un ritmo constante y diario.

Una expansión más, al llegar al máximo nivel, ser el campeón de Azeroth se convierte en un trabajo extenuante. Las tareas se amontonan y llega a ser, por momentos, agobiante – hasta el punto de echar de menos la época en que tus únicas obligaciones eran ir a clase. Shadowlands no está hecha para aquellos de nosotros que llevamos en Azeroth desde sus inicios, o casi.

Equipar a tu personaje, progresar en tu relación con tu Curia elegida, conseguir cenizas en Torgasht para crear y mejorar tu pieza legendaria… Se agradece la cantidad de contenido disponible pero esas limitaciones – ya habituales – por las que es necesario cumplir ciertas tareas de forma diaria, y la falta de libertad de poder hacer todo eso de golpe durante el fin de semana, sigue siendo el mayor escollo para sus jugadores más veteranos.

 

Quitando esta falta de libertad, las aventuras que nos esperan a nivel máximo siguen siendo igual, o más emocionantes, que lo experimentado hasta ahora. Según avanzas ayudando a tu Curia, no solo conoces más profundamente a los personajes que te acompañaron hasta ahora sino que también avanzas – a través de las misiones de campaña – en tu objetivo de acabar con los planes de Sylvanas.

Torgasht es una novedad entretenida y desafiante, como las mazmorras o bandas, pero con la libertad de poder hacerlo solo o en compañía de uno o dos amigos – algo que se agradece. Las ya bien conocidas misiones de mundo, que te sirven de ayuda tanto para equiparte como para progresar en tu Curia, o las habituales misiones diarias/semanales. Son solo una parte de los diferentes contenidos que encontrarás a nivel máximo.

 

Los colores del más allá

A nivel visual, el equipo tras esta expansión vuelve a hacer un trabajo excepcional. Y es que, a pesar de las limitaciones de un motor ya con varios años a sus espaldas, al cruzar el velo te encuentras con diferentes mundos repletos de matices. Hasta las Fauces, la primera zona que visitas, – ese lugar oscuro donde se torturan a las almas – cuenta con su propia belleza: un río de almas, magma incandescente, altas construcciones metálicas…

Pero, a pesar del nombre de este mundo, las Tierras Sombrías, no todo es sombrío y oscuro. Bastión, el hogar de los Kyrian, es todo lo contrario – la luz se extiende por sus prados dorados acompañada de pequeñas pinceladas verdes turquesa de sus bosques. Al igual, Ardenweald – el hogar de las sílfides nocturnas – es un enorme bosque por el que fluye la magia. Un lugar donde hasta la lluvia es un espectáculo mágico.

Maldraxxus y Revendreth no se quedan atrás, a pesar de ser zonas ya de temática oscura y sombría. Maldraxxus nos hará volver a la época de Naxxramas y Revendreth nos distraerá con su detallada y hermosa arquitectura gótica-vampiresca.

 

En definitiva, esta nueva expansión logra de nuevo encandilarnos y atraernos al mundo de Azeroth tanto por sus personajes – tan familiares y queridos – como por su trama, épica como siempre. Y nos mantiene ahí gracias a su variedad de contenido y la magia de sus paisajes – sobre todo la de los bosques de Ardenweald. Una experiencia única empañada levemente por la ya acostumbrada falta de libertad para poder progresar siguiendo el horario que más se adecúe a tu vida fuera de Azeroth.

Estamos deseando ver el desenlace de esta batalla entre la luz y la oscuridad.

 

Para más información sobre World of Warcraft y su expansión “Shadowlands” podéis visitar su web oficial.

0 0 votos
Article Rating
Or
Suscribirse
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

You may also like