Noticias

Nos adentramos en los campos de batalla de Conqueror’s Blade

Nos adentramos en los campos de batalla de Conqueror’s Blade

0 comments 📅27 enero 2020, 22:48

Hoy queremos compartir nuestras impresiones tras llevar unas cuantas semanas jugando a Conqueror’s Blade, la apuesta de Booming Games para conseguir un MMO que fusione los ARPG con la estrategia de una forma dinámica y muy completa. El título bélico medieval, cuya beta abierta está disponible gratuitamente a través de Steam, cuenta con un modelo de monetización bastante equilibrado con el que se puede disfrutar de todos sus contenidos principales, sin tener que pagar. Si os parece, seguid leyendo y os contamos más.

En Conqueror’s Blade tomamos el papel de un incipiente señor de la guerra que tendrá que tomar papel en el conflicto a gran escala que tiene lugar en el mundo, ya sea por cuenta propia o para alguna de las muchas casas de jugadores que rivalizan por el control de los territorios de las cuatro grandes regiones disponibles por el momento. En la introducción del juego veremos desde el primer momento como es el fragor de la batalla y luego tendremos que llevar a cabo un proceso de creación de personaje, que determinará alguno de nuestros atributos iniciales. Tras ello, podremos llevar a cabo diferentes etapas del tutorial con el que iniciarnos a los diferentes conceptos del juego.

Y es que en este título no se tratará solo de saber dominar a nuestro personaje, sino también de dirigir a los diferentes batallones que nos acompañarán siempre fielmente hasta el frente. Conqueror’s Blade mezcla de forma muy dinámica la acción de un RPG masivo con la estrategia y el combate táctico. De esta forma, nuestro personaje combatirá utilizando golpes normales, combos y luego ataques y habilidades para marcar la diferencia. De la misma forma, los batallones que nos acompañen tendrán sus propias características y habilidades. Saber utilizarlas en el momento correcto será esencial para alzarse con la victoria.

Nuestro personaje, además de sus rasgos físicos y atributos, se podrá ir personalizando a través de las habilidades que aprenda y el equipamiento que lleve. Las diferentes armas y armaduras nos darán todo tipo de bonificaciones, aunque según avancemos a los niveles altos descubriremos que lo mejor será construir u obtener sets completos de armaduras, para lograr tener las mejores bonificaciones.

Como hemos dicho, nuestro personaje podrá hacer uso de diferentes habilidades dependiendo del tipo de arma que use. Ojo, no hay ninguna restricción para ello, así que podremos usar todas ellas. Lo único que hay que tener en cuenta es que para ir desbloqueando habilidades y bonificaciones con ese arma habrá que invertir puntos de habilidad. Durante el juego iremos ganando puntos específicos para ese arma y otros generales que se pueden usar para todas. Esto qué quiere decir, pues que aunque tengamos libertad de cambiar de arma cuando queramos, si queremos realmente ser eficientes con una de ellas tendremos que centrarnos en ella.

En todos los casos, vuestro personaje solo podrá utilizar cuatro habilidades de combate activas a la vez. Según vayáis progresando podréis acceder a habilidades finales, que son notablemente más poderosas. Estas no solo requieren experiencia para ser desbloqueadas, sino que tendréis que utilizar hojas de habilidad de arma y, como podréis imaginar, son un objeto que no es muy abundante. Aunque tranquilos, podréis ir consiguiendo completando eventos y misiones, así como en el mercado del juego.

Para las unidades de los batallones sucede algo parecido. Primero tendréis que desbloquearlas en el arbol de unidades, utilizando el honor que vais ganando jugando. Una vez logréis desbloquear una unidad, esta tendrá su propia rama de progresión de experiencia. Según suba niveles podréis desbloquear huecos de doctrinas (con las que añadir bonificaciones especiales) y activar nuevas habilidades para hacer que la unidad sea más efectiva, haga más daño, tenga más integrantes e, incluso, cambie su aspecto. Hay que dejar claro que en Conqueror’s Blade, la experiencia se gana con el uso, así que si no jugáis con una unidad, esta no obtendrá experiencia y no subirá de nivel.

Además, las unidades según combaten en batallas irán perdiendo suministros, en forma de objetos específicos que usen. Si llega un punto en el que su estado de suministros es bajo, su rendimiento en combate bajará notablemente. Para solucionarlo tendremos que reponer dichos suministros especiales, ya sea comprándolos, o bien completando misiones y batallas y recolectando recursos en el mundo abierto. Según vayáis desbloqueando nuevas unidades y mejorándolas en el árbol de unidades podréis acceder a nuevas versiones más poderosas según progreséis en las diferentes ‘Edades’ del juego.

Muy bien, ¿pero qué tipo de juego es Conqueror’s Blade? Pues la fusión de varios. Por un lado tendréis los hubs sociales, en forma de ciudades y poblaciones, ya sean controlados por la IA o bien por las Casas y Alianzas de jugadores. En ellos podréis interactuar con otros jugadores, realizar duelos, comprar y vender, fabricar objetos o obtener nuevas misiones, entre otras tareas. Según el nivel del emplazamiento tendréis más opciones y también el aspecto visual cambiará.

Por otro lado, está el mundo abierto. En él os desplazaréis con vuestro señor de la guerra y su séquito de tropas seleccionadas. Podréis llevar con vosotros armas de asedio y también un carro de suministros, que podréis cargar con los recursos que vayáis recolectando. Estos son imprescindibles para poder completar lo que se llaman las misiones de Feudo. Con ellas podréis mejorar el nivel de los feudos (ciudades) y adquirir prestigio para vuestra Casa.

En el mundo abierto, podréis encontraros con grupos de rebeldes neutrales, que no os atacarán si no lo hacéis vosotros, como con otros hostiles, que si os detectan irán a vuestro encuentro. En ese caso os pedirán pagar un peaje, o bien luchar a muerte. Es importante saber que si perdemos unidades en estas batallas, no las podremos recuperar hasta que regresemos a un feudo aliado. Además, según nos desplacemos, nuestras unidades irán consumiendo alimentos y si se quedan sin ellos, sufrirán graves penalizaciones en batalla, por lo que es importante calcular bien nuestros desplazamientos para ir reponiendo en ciudades amigas o en posadas.

En esta parte de la jugabilidad es muy importante poder pertenecer a una Casa y a una alianza bien organizada. Cada martes y sábado se activan las guerras territoriales y es cuando los clanes de jugadores pueden atacarse para obtener nuevos territorios. Tened en cuenta que poseer feudos en Conqueror’s Blade permite ingresar dinero y tener beneficios cada semana. Además, siempre gusta poder tener un lugar al que llamar hogar. Y si alguien osa invadir nuestra casa, ¿verdad que lo más sensato es hacerle frente con toda la fuerza de nuestras armas? Aquí podréis experimentar, aunque a un nivel mucho más light, la importancia de la diplomacia como sucede en EVE Online. Los pactos y las traiciones están a la orden del día y es normal que acciones planificadas con días se vean truncadas por sorpresas desagrables de última hora.

La tercera gran pata de la mesa de Conqueror’s Blade son las batallas en sí. En este sentido vamos a encontrar diferentes modos de juego, para todos los gustos. Desde las batallas de iniciación, para practicar en contra de la IA, pasando por batallas campales (capturar la bandera) por equipos y los asedios, en los que un equipo defiende y el otro asalta. Además de esos, tendremos las Expediciones, que son combates cooperativos contra la IA en los que hay que cumplir una serie de objetivos. También las batallas libres, con los combates a muerte, en las que solo participaremos con nuestros avatares, sin nada de tropas a nuestro lado.

En batalla, nuestras tropas nos seguirán y tendremos que ser nosotros los que las coloquemos correctamente y les demos las órdenes precisas, si queremos sacar máxima efectividad. Algunas de ellas tienen habilidades especiales como cargas, o formaciones concretas, que tienen ventaja en según que situaciones. Aquí el componente táctico es muy importante. Colocar una unidad de arqueros en un punto estratégico está muy bien, pero si no se protegen por unidades de escudos y/o piqueros, puede que duren muy poco en cuanto el enemigo las detecte. En Conqueror’s Blade la cosa no va de individualidades, sino de saber jugar en equipo y utilizar tus recursos de forma coordinada con tus compañeros de batalla.

Además de las unidades, los mapas cuentan con armas de asedio y nuestros personajes también pueden colocar las suyas propias. Por si fuera poco, en las batallas de asedios, los atacantes podrán hacer uso de los poderosos bombardeos de trevuchets, aunque solo una vez por jugador. Estas armas usadas en el momento justo pueden suponer la diferencia entre ganar o perder. Por otro lado, además de los diferentes puntos a controlar, tendremos puntos de suministros, cuyo control nos permitirá tener un lugar donde curar a las tropas, recargar munición o bien cambiar unidades por otras completamente frescas. Cada jugador entra en batalla con una serie de unidades que vienen determinadas por su liderazgo máximo (Cada unidad tiene un valor determinado de liderazgo). Es por ello que si no usamos sabiamente a nuestras tropas, podemos encontrarnos solos en los momentos más cruciales del enfrentamiento.

Sobra decir que estando en una beta abierta, Conqueror’s Blade todavía tiene un largo camino por recorrer, pero las impresiones iniciales son muy positivas. Quizás el mayor pero que le podamos dar es el sistema de emparejamientos, ya que no tiene en cuenta realmente el nivel de las tropas de los jugadores, tan solo su nivel de personaje. Esto hace que haya batallas que estén muy desequilibradas, ya que uno de los bandos cuenta con unidades muy fuertes (Como los muy odiados segadores de hierro) y la otra lleve solo carne de cañón para hacer sangría. A pesar de ello, la fórmula de Booming Games nos ha gustado. Se trata de un título muy completo y con potencial para seguir añadiendo nuevo contenido. De hecho, con los eventos de temporada ofrecen nuevos alicientes y contenidos y batallas especiales que os sacan de la monotonía. Un ejemplo de ello, es el recién estrenado Año Lunar y la batalla de la gran muralla.

Si os animáis a jugar, el juego tiene una comunidad hispana cada vez más activa. Y si queréis más excusas, os adelantamos que para celebrar nuestro aniversario vamos a ofreceros regalos directos del juego. Así que ya sabéis, enfundaros vuestra armadura y afilad vuestras armas, nos vemos en el campo de batalla.

 

 

 

 

 

 

 

Share this article:
Almogaver
Almogaver Fundador de Go Multiplayer

Fundador de Go Multiplayer. Editor-Escritor-Community Manager-ComodíndeMilFacetas de la comunicación. Disfrutando de la pasión de los juegos multijugador y masivos online.

No Comments

No Comments Yet!

You can be first one to write a comment