Space Engineers es un título desarrollado y editado por Keen Software House que lleva desde 2013 dando vueltas por Steam creciendo poco a poco con actualizaciones y DLC’s. Sus premisas eran claras, ofrecer un mundo abierto en el que poder construir bases y vehículos espaciales (y planetarios más adelante) con total libertad. Aunque esa libertad venía con un coste, un nivel de complejidad muy alto no apto para los amantes de la jugabilidad inmediata.

Antes de nada, hay que decir que, aunque se pueda jugar en solitario, Space Engineers está hecho para jugar en servidores con amigos o con gente. ¿El motivo? Bien, hacer cualquier cosa requiere muchos recursos, mucha exploración. Conseguir todo lo necesario una sola persona puede resultar tedioso, por el excesivo grindeo necesario. Además, aunque en los planetas podamos encontrar algunas criaturas como lobos y arañas, no hay NPC’s como tal por el momento.

Empezamos con lo más reciente. Space Engineers ha empezado un cambio de dirección con el reciente lanzamiento de la actualización Warfare I – Field Engineer. Es la primera de una serie con la que los desarrolladores buscan dar más vida al juego más allá de la construcción y exploración espacial. Lo han hecho añadiendo nuevos sistemas de armamento y características para potenciar el juego competitivo. Es decir, que los jugadores de un servidor puedan aliarse en facciones y luchar entre ellos.

Para ello nuestros ingenieros de combate podrán armarse con pistolas, rifles de asalto, subfusiles, así como proteger sus instalaciones con torretas de varios tipos. No solo eso, las naves pueden llevar armas con las que atacar a los rivales que compiten por los recursos de la galaxia.

En próximas actualizaciones se espera que vayan ofreciendo más contenidos en este sentido, con los que cubrir una de los grandes puntos negativos de Space Engineers, la falta de vida en su mundo. Y es que, si comparamos este título con otros como Empyreon, vemos que, aunque tenemos mil veces más opciones para construir, diseñar y ejecutar nuestros proyectos, no hay mucho más allá de eso. En Empyreon podemos combatir y aliarnos con facciones, comerciar, conquistar territorios…

Cuando creamos un personaje, podemos elegir entre diversas opciones donde aparecer. Ya sea en el espacio o bien en uno de los planetas iniciales. En nuestro caso elegimos esto último, con lo que empezaremos descendiendo con una cápsula de escape que será nuestro salvavidas al inicio del juego. Es vital realizar el tutorial, aunque no sea el más completo del mundo, para intentar dominar los aspectos básicos del juego. Repetimos, Space Engineers no es un título sencillo. Está pensado para los jugadores más hardcores amantes del género sandbox.

Al aterrizar lo primero que tendremos que hacer es hacernos con algunos recursos para poder construir la base de lo que será nuestra primera base. Lo haremos gracias a que la cápsula va equipada con un kit de supervivencia, que deberemos extraer e instalar como centro neurálgico de nuestra nueva instalación. Con ella tendremos un sistema básico para procesar minerales y fabricar componentes. Así como para cargar energía y oxígeno para respirar. No solo eso, también tendremos en la cápsula un generador de H2, para alimentar las necesidades del jetpack.

A partir de aquí, será cuestión de construir un suelo, paneles solares para obtener energía, procesadores de minerales, plantas de fabricación, etc. Todo ello deberá estar bien conectado dentro de la base. Es brutal la de opciones que hay para controlar todo. Así, podemos hacer que los minerales depositados en la Caja A, sean transferidos automáticamente en el procesador, que al terminar deposita el resultado en la Caja B, y de ahí van al Fabricador, que construye el módulo X para depositarlo en la Caja C.

Eso mismo lo podéis hacer con todo en el juego, si os aclaráis claro. Por ejemplo, en nuestro caso construimos una inmensa torre de perforación, para extraer minerales, que estaba conectada a la base. Al activarse enviaba directamente todos los minerales al procesador, a través de una red de conductos, para que este hiciera su trabajo. Y si, aunque Space Engineers dificulta mucho las cosas. Una vez que consigues tener la logística e instalaciones necesarias, la cosa mejora muchísimo.

Pero una cosa es diseñar una base y otra muy diferente un vehículo, especialmente uno que vuele. Aquí el tema se complica exponencialmente y, como el propio nombre del juego indica, hay que convertirse en verdaderos ingenieros espaciales. Podemos crear nuestras naves como nos de la gana, literalmente. Eso sí, debemos asegurarnos que el vehículo esté completamente compensado y equilibrado. Que tenga la cantidad suficiente de propulsores en cada lado, que tenga capacidad de almacenamiento de carga y combustible precisa, que pueda generar energía suficiente…

De no hacerlo así, nos pueden pasar cosas tan locas como que al despegar salgamos disparados sin control y nos estrellemos. O que, tras despegar, nos quedemos sin energía y no podamos generar la suficiente para poder regresar a casa. Y eso si hablamos solo para volar dentro del planeta. Si ya hablamos de volar al espacio, tenemos que asegurarnos que podamos no solo despegar y volver a aterrizar, sino que podamos escapar de la gravedad planetaria, que llevemos suficiente almacenamiento de minerales, H2, módulos, ¡municiones! Por que si no…  Vuestra aventura espacial va a durar bien poco.

A la hora de diseñar y construir, no basta con simplemente crear un diseño y colocarlo. Sino que, tras hacerlo, hay que conseguir cada uno de los módulos y componentes necesarios para poder construirlos. Al tener inventarios limitados, esto hace que sea muy tedioso la construcción de cualquier vehículo grande. Toca hacer infinidad de viajes desde la zona de construcción a donde se tengan almacenados los componentes. Volvemos a decirlo, Space Engineers no es para los que amen la inmediatez, sino para los que disfruten con el trabajo de hormiguita.

Pero ahí está la magia de tener total libertad. ¿Necesitas hielo para producir H2 en cantidades masivas y la fuente más cercana es un lago a varios kilómetros? Pues nada, puedes construir una plataforma de extracción flotante enorme que pueda desplazarse hasta ahí para extraer todo lo que necesites y luego regresar. Las posibilidades son infinitas.

Space Engineers es un sandbox que lleva muchos años progresando y que, como hemos dicho, ofrece una libertad absoluta, al coste de un elevado grado de dificultad. Hará las delicias de los puristas, pero no está recomendado para aquellos que no les guste complicarse. ¿Lo mejor? Los desarrolladores tienen planes para seguir ampliando características y contenidos, con lo que tiene todavía un gran potencial para ser explotado.

Podéis comentar en Discord.

5 1 votad
Article Rating
Almogaver
Fundador de Go Multiplayer. Editor-Escritor-Community Manager-ComodíndeMilFacetas de la comunicación. Disfrutando de la pasión de los juegos multijugador y masivos online.
Or
Suscribirse
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

You may also like